• EXT Torrents
  • <
    EspañolEnglishDeutschFrançais
    par Transposh - translate your blog to 60+ languages

    LA VIE D’UN LÉVRIER. PAR ESTHER CAYUELA

    La vie d’un lévrier, par Esther Cayuela © I Started dying when I was born. Je suis un lévrier, le chien le plus rapide du monde, une vraie tragédie pour notre race dans mon Espagne natale. Mon existence est une mort lente et scandaleuse de la naissance. Je viens de survivre. 3 années comme la propriété d’un chasseur. Je sais qu’il y a des exceptions, tous les lévriers ne sont pas les mêmes, mais le mien était sans scrupules. Chaque semaine, il nous attachait autour du cou à “Train” derrière son quad. Les aseguro que no fue entrenamiento, fue una tortura. Una tortura despiadada que todos temíamos, probablemente más que la muerte misma. Recuerdo que mi hermano tropezó cuando nos sacaron. El galguero no paró y mi hermano no sobrevivió al entrenamiento. El galguero ni siquiera se molestó en dispararle, lo arrojó a un pozo sin siquiera mirarlo. Todavía respiraba. Tenía un poco más de dos años.
    Mi vida y mis otros seis hermanos duelen. Oui, la vida duele, probablemente más que la muerte. Nuestra triste existencia nos ha hecho daño, cada día ha sido difícil. Horas, jours, meses eternos en los que nuestra alma muere lentamente, hacían parecer triste y enfermo el cuerpo. Atado a una cadena en un agujero donde apenas había un rayo de luz, apenas había comida. Nunca se nos permitió ser perros, éramos herramientas. Herramientas de caza para usar y por supuesto sin valor. Luego llegó el día en que ya no era tan rápido. Todos los huesos de mi cuerpo débil y demacrado dolían y ya no podía volver a atarme al terrible cuádriceps, ni una sola vez por última vez. Ni mi cuello ni mi cuerpo pudieron soportar más la crueldad. Tenía la humedad del Zulo en el que habíamos vivido durante meses en mis huesos, y sentía dolor sin moverme. Se acabó mi tiempo demáquina de correr”, era un inútil para el Galguero. Mi desalmado dueño no nos arrojó a un pozo, sino que nos dejótocar el piano”. Se coloca una cuerda alrededor del cuello de un galgo y se cuelga de una rama de tal manera que los dedos de sus patas traseras aún toquen el suelo. Cuando llega el cansancio, las piernas se rompen, se acaba, un método bárbaro, horrible y cruel, pero real. Lo he visto de primera mano. Era de noche, mi dueño me puso la cuerda alrededor del cuello, me colgó de modo que mis patas traseras aún rozaran el suelo y luego desaparecieron con su quad. No sé cuántas horas luché y estuve a punto de rendirme, pero el destino quería que no muriera así. A la mañana siguiente me di cuenta de que un perro ladraba, un ladrido desesperado cuando me vio. Dos chicas que lo acompañaban corrieron hacia mí cuando me vieron. Ambos estaban muy emocionados, recuerdo que la niña que me sostenía temblaba más que yo y gritaba al otro: ‘¡Está vivo, está vivo, desatadlo, apúrate, está vivo!’ Oui, estaba asustado, pero aún respiraba. Me llevaron con un cariño que hasta entonces desconocía, me cubrieron con sus chaquetas y por primera vez en mi vida la mano de alguien me acarició la cara. Ambos lloraron “. (LA VIE D’UN LÉVRIER, © Esther Cayuela)